GoofyLandia

News+Reviews+

GoofyLandia - News+Reviews+

Sir Paul Mac Cartney en Montevideo

La noche del Domingo 15 de Abril de 2012, será inolvidable para todos aquellos que tenemos el sticker que avala nuestra presencia en lo que fuera el mejor show al que asistí (y difícilmente algún otro pueda superarlo).

 

Desde las primeras horas de la tarde, los alrededores del estadio Centenario estaban cargados de una mezcla de ansiedad, alegría, y necesidad de que el tiempo pasara rápido hasta que fueran las 20:30. Vendedores ambulantes, se dedicaron a la comercialización de remeras, stickers, vinchas, comida, bebida, etc, etc.

 

Una vez dentro, el show fue ver cómo se iba llenando el estadio mientras tocó Martín Buscaglia en su formato de “hombre orquesta”.

Así fueron pasando las horas, hasta que 20:30, comenzó a proyectarse un video en las pantallas gigantes a los costados del escenario (un escenario que probablemente haya sido el más grande y complejo que ha visto este país). Tal vez, el video haya sido un poco largo, pero, creo que todos nos olvidamos rápidamente cuando a las 21:00 salió a escena Macca con su banda (Rusty Anderson, guitarra y coros; Paul Dickens, teclados; Brian Ray, guitarra, bajo y coros; Abe Laboriel Jr., batería, percusión y coros), para saludar con la mano, y sin mediar palabra, abrir con Hello Goodbye y hacer que a varios se nos cayeran las primeras lágrimas. Seguidamente, fue el turno de Junior’s Farm, y luego, las palabras de Paul, en español… leyéndolas, sí, pero, con qué nivel y con qué swing! Luego fue el turno de dos clásicos: All My Loving (más lágrimas para muchos) y Jet (Wings). Posteriormente otra de Los Beatles: Got to Get You into My Life seguida por Sing The Changes. Por primera vez en sudamérica, tocó The Night Before; el ambiente de fiesta en el Centenario, era cada vez mayor. Llegó el turno del primer enganche de la noche, y también el primer cambio de instrumento de Paul, quién pasó del clásico bajo de caja Höfner a una guitarra Gibson Les Paul: Let Me Roll It y un poco de Foxy Lady de Hendrix. Luego, un segundo cambio de guitarra, pero, no cualquier guitarra: la Epiphone Casino que usó originalmente para la grabación de Paperback Writer; vale la pena decir que el trabajo coral en este tema, fue impecable. Un nuevo cambio de instrumento, llevó a Paul a dejar la guitarra y pasar a un piano Yamaha C7, dónde hizo un par de arpegios y un par de piques bluseros y largó con The Long and Winding Road y luego 1985. Siguió en el piano y estrenó a nivel de gira el video de My Valantine en la pantalla gigante.

Más clásicos de los Beatles: I’m Looking Through You y Two Of Us. Posteriormente, Paul quedó solo en el escenario con su guitarra acústica, para hacer una pequeña exlpicación de la canción que seguía a continuación: una canción que escribió para dar esperanza a todos aquellos que luchaban por los derechos civiles en el sur de Estados Unidos: Blackbird; muchos lloramos, y a muchos se nos hizo un nudo en la garganta mientras cantábamos. Lo que siguió, no fue menos emocionante: la conversación que nunca existió entre Paul y John, en forma de canción: Here Today. Un nuevo cambio de instrumento, lo llevó a la Mandolina, para hacer Dance Tonight y deleitarnos con el baile del baterista Abe Laboriel JR. Luego de los aplausos, Paul nos dijo que recordáramos los pasos de baile de Abe, y que cuando tuviéramos una fiesta, los usáramos y tendríamos el éxito asegurado. Llegó el turno de Mrs. Vandebilt y posteriormente una emocionante versión de Eleanor Rigby.

Nuevo cambio de instrumento llevó a Paul a un Ukelele, del cuál habló un poco, diciendo que hoy en día mucha gente tocaba Ukelele, pero que uno de los primeros había sido George, y contó que un día, en casa de George, estaban los dos tocando Ukelele y él le dijo “George, me aprendí una canción tuya en el Ukelele”, hubo un emotivo aplauso para George y comenzó a sonar una emocionante versión de Something en el Ukelele, después del primer puente, entró la banda, con más fuerza que nunca, con el solo de guitarra sonando exactamente igual que en la grabación original, Paul, ya tenía la giutarra colgada. Posteriormente, otro clásico de Wings: Band On The Run. Paul, dijo que para la siguiente canción, iban a precisar la ayuda del público, y que cuándo él dijera “ahora ustedes”, era nuestro turno de cantar,  y así llegó Ob-la-di, Ob-la-da con un estadio íntegramente de pie, coreando el estribillo. El público quedó de pie para Back in the USSR y I’ve Got a Feeling. Luego de eso, Paul volvió a la guitarra acústica para uno de los temas más emotivos de la noche: A Day in the Life; tuvo todos los condimentos: la parte instrumental, el despertador y las respiraciones agitadas, pero, no volvió a la parte que originalmente canta John, en cambio, un enganche asesino, nos dejó a todos lagrimeando y cantando Give Peace a Chance. Más momentos emotivos vivimos cuando Paul volvió al Piano para hacer Let it Be, para luego dejar paso a uno de los puntos más altos de la noche: también en el piano Live and Let Die, con todo el show de pirotecnia. El Setlist terminó con Paul cambiándose a un piano vertical para hacer Hey Jude (otra vez lágrimas en los ojos). El estadio respondió coreando el estribillo hasta que las gargantas no dieron más.

Saludos al público y el primer Encore. Paul volvió portando una bandera de Uruguay y uno de los guitarristas una del Reino Unido; fue al piano e hizo Lady Madonna mientras en la pantalla se veían imágenes de las mujeres más influyentes del SXX. Luego, Paul preguntó si queríamos más; todos dijimos que sí y ya con el bajo nuevamente en sus hombros, sonó el riff de Day Tripper: todo el estadio de pie, coreando el riff, cantando y bailando. El primer Encore, terminó con Get Back, y hasta parecía que Paul Dickens era Billy Preston.

Un segundo Encore, empezó con Paul en la guitarra haciéndonos llorar con Yesterday mientras Paul Dickens tocó el arreglo de cuerdas de manera impecable.

Una vez más preguntó si queríamos más y luego del unísono Sí, empezó a sonar Helter Skelter; nuevamente, todo el estadio bailaba y saltaba. Golden Slumbers y Carry That Weight nos hicieron cantar como si fuera la última vez, y cuándo Paul volvió a su Les Paul, todos sabíamos que The End estaba por comenzar: contrapunto de guitarras, y todos nos fuimos con la idea de que el amor que recibimos es equivalente al amor que damos.

En fin: un show que tuvo todo lo que un show debe tener: un cantante/frontman multi instrumentista, que no desafinó ni una nota en tres horas de show (con casi 70 años), que habló español, hizo chistes, bailó, conversó con el público en español y en inglés y fundamentalmente, pareció que la pasó muy bien arriba del escenario. Una banda impecable con un baterista firme, con swing y con gran sentido rítmico; dos guitarristas que hicieron sonar las guitarras como las de George y las de John, con el plus que Brian Ray también se dedicó a tocar el bajo (un Rickenbacker) cuando no los tocó Paul, y lo hizo sonar, tal cuál si fuera Paul; por último, un tecladista que por momentos se disfrazó de Billy Preston y que por otros tocó todos los arreglos de cuerdas, orquesta y vientos de forma magistral.

Review: Nord Electro 3

Al fin llegó y ya es uno más de la familia de GoofyRecords; estoy hablando, claro está, del Nord Electro 3.

Después de una semana de usarlo, explorarlo, usarlo para grabar y para algunos ensayos, creo que ya estoy en condiciones de hacer una review, y acá empieza.

Lo primero a destacar es la solidez de la construcción y lo lindo que es por fuera. Da la sensación que puede resistir algunos golpes sin mayores consecuencias. Al momento de abrir la caja, ya se nota que tiene mucha presencia.
Lo siguiente, obviamente, es el teclado en sí mismo; la tecla es squarefront, la cuál, resulta muy pero muy cómoda a la hora de tocar órganos; a la hora de tocar pianos, hay que acostumbrarse un poco, pero, luego de unos días, resulta igual de cómodo; tal vez, para aquellos que vengan del mundo del piano, les resulte un poco incómodo, pero, créanme, es sólo una cuestión de costumbre.

Ahora sí, los sonidos. En líneas generales, son increíbles!
Los órganos: es sin dudas la mejor emulación que hay, sobre todo del B3. De hecho, hay modelados de 4 B3s de distintas “edades” (el modelo V3, emite sonido, cuando nadie lo toca, o sea, realmente viejo y baqueteado!), o sea, es como tener 4 Hammonds de distintos años y en distintas condiciones en sólo 7 Kg. Los modelados de los Vox Continental y el Farfisa Compact, son también muy, pero muy realistas y útiles. Otra genialidad de la sección de órganos son las barras de armónicos digitales, muy cómodas de usar, y además, se les puede setear la velocidad de respuesta. La sección de órganos, cuenta además con la opción de tener 2 presets, igualito a lo que serían el SI y el SI bemol de las teclas invertidas de un hammond B3, también se puede conectar otro teclado vía midi y tener así 2 manuales con diferentes seteos (todo controlado por un mismo botón… muy bien!). El Scanner de Chorus y vibrato, también está muy bien y el vibrato, va increiblemente bien con el Farfisa. La percusión del órgano, es muy similar a la original del B3, y tal vez lo mejor, es que con la percusión del 3er armónico, también se puede usar la novena barra de armónicos (cosa que con el B3, no es posible -igual, también se puede setear para emular el comportamiento original-). Terminando con la sección del órgano, el rotor, va realmente muuuy bien y cuesta diferenciarlo de un leslie de verdad – tal vez, sea un poco más limpio el sonido en esta emulación-; tiene 3 posiciones: Stop/Slow o Fast, que puede ser controlado desde un pedal, y además, se puede setear la velocidad de los rotores, tanto de agudos, como de graves.

Los Pianos: Divididos en 6 categorías: Grand, Upright, E. Piano, Wurly, Clav/Harp y Samp. Lib. Dentro de los Grand, encontraremos a los pianos de cola, en la página de Nord, encontraremos sampleados pianos Steinway D, Yamaha C7 y Bossendorfer y además de los electric grand Yamaha Cp80, clásicos de los 80s. Dentro de los upright, encontraremos pianos verticales, desde Bösendorfer, hasta Honky tonks y el Saloon piano, que no es ni más ni menos que un piano vertical, de dudosa afinación. Luego, nos encontraremos con los E.Pianos, que no son nada más ni nada menos que pianos Rhodes, y acá tenemos MKI, MKI Suitcase, MKI preparado, MKII y MKV, y dentro de los Wurly, encotramos el venerado Wurlitzer 200A. Posteriormente, llegamos a la sección Clav/Harp, donde nos encontramos con un Clavinet Honner D6 con sus cuatro posiciones de micrófonos y las 2 opciones del filtro (agudo y brillante), y de yapa, dos Clavicordios, uno francés de doble manual y uno italiano.
Por último, llegamos a la librería de samples, dónde entre otras cosas, podremos descargar todo el catálogo de Mellotrón y todo tipo de instrumentos; además, con la aplicación Nord Sample Editor, podremos mapear los sonidos que deseamos a través del teclado.

La sección de efectos: un ecualizador de tres bandas, con medios semiparamétricos; efectos de modulación como autopan (3 tipos), Trémolo (también tres tipos), auto wah, pedal wah y modulación de anillo, siendo estos últimos dos, controlables desde un pedal de expresión; una segunda sección de efectos de modulación incluye Chorus, Phaser y Flanger (todos con 3 intensidades y rate controlable); la tercer sección, incluye un compresor y el modelado de cuatro amplis: un Fender Twin, un Roland Jazz Chorus, un Ampli pequeño (no queda claro, exactamente qué ampli es) y el Leslie, todos con overdrive/disto; por último, encontraremos una reverb con 5 algoritmos distintos (room, hall, soft hall, stage y soft stage).
De la sección de efectos, cabe destacar las reverbs, que en mi opinión, resultan muy orgánicas; el modelado del Twin y del Leslie, son muy, pero muy creíbles; el auto wah, aplicado a un clavinet, es automáticamente funky; y las distos y overdrives funcionan muy bien en los Rhodes y en el Wurly.
Hay un Master de volúmen y un Gain.

Los conectores: Corriente (no es switcheable desde dentro; el mío, por ejemplo, es125V, por lo cuál, precisa un transformador externo), MIDI In y Out, 3 pedales (sustain, expresión y Leslie -aunque el sustain, también puede usarse para controlar el Leslie cuándo se usa el órgano), Left Out (mono -Ah, hay un switch en el panel frontal para usar el instrumento como monoaural-), Right out, monitor in (plug de 1/8) y headphones (por los auriculares suena lo que esté entrando en el monitor in).

De momento, la única contra (por llamarle de alguna manera), es que a la hora de usarlo vía MIDI, no es multitímbrico, pero, nada grave realmente.

Mi valoración, de momento es un 10, estoy totalmente conforme, pero, claro, lo mejor, es que cada uno juzgue con sus oídos.

El buen Tío Tom

Muchos ya lo saben, pero para los que todavía no: Tom Oberheim está de vuelta en el negocio de los sintetizadores… y sí, analógicos!!!!

En su sitio (que más bien es un blog), se puede conocer un poco de sus nuevos productos. Cómo él mismo cuenta ahí, para volver al ruedo, nada mejor que rehacer su primer modelo, el SEM (Sinthesizer Expander Module), en 3 versiones, 2 de ellas con conversores MIDI – CV. También, Tom está por sacar un modelo polifónico, el SO4V (Son Of 4 Voice).

Un video para ver el SEM en acción:

Y un poco de historia: Tom Oberheim en Wikipedia